Your message has been sent, you will be contacted soon

No dudes en llamarnos: +(593) 7 2 894609 - 7 2 895468

Call Me Now!

Close

Artículos

Home » Artículos » El cultivo del garbanzo

El cultivo del garbanzo

El origen del cultivo del garbanzo se localiza en el Suroeste de Turquía. Desde allí, se extendió muy pronto hacia Europa (especialmente por la región mediterránea) y más tarde a África (fundamentalmente Etiopía), América (especialmente México, Argentina y Chile) y Australia.Se ha comprobado la existencia de 40 especies de garbanzos extendiéndose desde Oriente Medio, Turquía, Israel y Asia Central.

Importancia económica y distribución geográfica

 De los poco más de 10 millones de hectáreas (11.623.787 ha) que se siembran de garbanzo en el mundo, aproximadamente 9 millones (9.210.000 ha) se cultivan en la India, seguido de Australia y Pakistán. En Latinoamérica, la mayoría del cultivo se produce en México. El garbanzo es una planta herbácea anual que puede alcanzar una altura de 60cm. Su sistema radicular es pivotante con numerosas glándulas excretoras. Normalmente tiene una longitud de 40-50 cm de profundidad. Favorece la adaptación de la planta en suelos pobres y con poca disponibilidad hídrica.

Los tallos son rectos y con vellosidades. El tallo principal es redondeado, del cual aparecen ramas primarias y a su vez, de éstas, secundarias. El tallo principal y las ramas primarias desarrollan nudos vegetativos, de los cuáles se generan hojas.

Sus hojas pueden ser paripinnadas o imparipinnadas. Los foliolos son alternos, glandulosos, con el borde aserrado y sin zarcillos. En la base de cada hoja presenta dos estípulas dentadas. Se caracterizan por su abundante pubescencia. Los pelos secretan una solución acuosa lo que favorece el mantenimiento del contenido hídrico.

Sus flores son Axilares y solitarias. Blancas o violetas que dan lugar a una vaina. Sistema de reproducción fundamentalmente autógamo, situándose el nivel de alogamia en torno al 1%. Las flores tienen 10 estambres (9 con filamentos fusionados y 1 libre). Los estambres se elongan antes de producirse la apertura de las flores liberando el polen sobre el pistilo.

Los frutos se disponen en vainas con 2-3 semillas como máximo en su interior. Estas semillas suelen ser algo arrugadas.

Requerimientos edafoclimáticos Clima

A partir de 10ºC el garbanzo es capaz de germinar, aunque la temperatura óptima de germinación oscila entre 25-35ºC. Si las temperaturas son más bajas se incrementa el tiempo de germinación. En cuanto a precipitaciones, los años buenos para el garbanzo suelen coincidir con los años pocos lluviosos sobre todo en primavera ya que es un cultivo que no le conviene la acumulación de humedad. Suelo: Prefieren suelos labrados en profundidad ya que su sistema radicular está muy bien desarrollado y es muy resistente a la sequía. En cuanto a textura, los suelos silíceo-arcillosos o limo-arcillosos que no contengan yeso son los más adecuados. • Cuando se dispone de un suelo con exceso de arcilla, la piel de la semilla es más basta.

• Cuando el terreno es yesoso, el garbanzo obtenido es de mala calidad en general y muy malo para cocer.

• Si la tierra tiene materia orgánica sin descomponer la calidad del grano se ve mermada.

El garbanzo es sensible a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego. El pH ideal está entre 6 y 9 aunque parece que cuanto más ácido sea el suelo mayores problemas de Fusarium pueden aparecer.

Preparación del terreno

Si se siembra en primavera, se realiza una labor de alzar a una profundidad suficiente, debido a su fuerte sistema radicular. Posteriormente se pueden realizar labores de escarificador y grada durante el invierno y previamente a la siembra. Las labores de preparación del terreno suelen finalizar con un pase de vibrocultivador, para allanar el terreno.

Siembra

En África se suele sembrar a final de noviembre y principios de diciembre. En Asia se suele sembrar durante el mes de octubre. En la región mediterránea se puede sembrar durante el otoño, aunque normalmente se suele realizar en primavera. Un retraso en la época de siembra puede dar lugar a una reducción del crecimiento y desarrollo de la planta, afectando a la floración y como consecuencia una reducción de la cosecha.

La densidad de siembra depende de las condiciones ambientales y el tipo de planta, normalmente se suele emplear 33 plantas/m2, aunque si la planta se localiza en un clima desfavorable y varía la disponibilidad de humedad en el suelo, su crecimiento se verá afectado. En sistemas de regadío la densidad de siembra puede llegar hasta 50 plantas/m2.

Después de la siembra conviene pasar el rulo, para mejorar el contacto de la semilla con el terreno y para dejar el suelo completamente llano para facilitar la recolección. Riego

Es una planta resistente a la sequía y sensible a asfixia radicular por lo que hay que evitar posibles encharcamientos. Además es sensible a la salinidad.

El riego en general mejora la nodulación e incrementa el rendimiento y el número de vainas. Fertilización

Los nutrientes extraídos por una cosecha de 1Tn de grano y 1,5Tn de paja por hectárea son de aproximadamente: 48kg N y 10kg P2O5. El garbanzo es uno de los cultivos que menos nutrientes exporta del suelo para alcanzar producciones promedio y por ende provocaría menos degradación química del suelo.

Se recomienda un adecuado aporte de materia orgánica para mejorar la estructura de suelo. La fijación simbiótica debe ser suficiente para satisfacer los requerimientos de nitrógeno de la cosecha. El garbanzo es una planta con altas necesidades en azufre. En general, presenta carencias poco serias de hierro, zinc y molibdeno, fácilmente corregibles con aspersiones foliares. Malas hierbas

Los controles de maleza en este cultivo están enfocados hacia la preemergencia, dado que los herbicidas para el control de hoja ancha en postemergencia, probados hasta el momento, generan problemas de fitotoxicidad en el cultivo y controles deficientes en las malezas presentes.

Recolección y Manejo

El momento de cosechar es cuando las hojas se tornan amarillas y las vainas se presentan secas. En algunos países la recolección es manual, cortando las plantas por encima del nivel del suelo o de la raíz, se apilan en montones y se dejan secar durante una semana, antes de ser trilladas. En otros países la recolección es mecanizada mediante cosechadoras, éstas se adaptan de forma que se parta la menor cantidad posible de grano. Antes del almacenamiento, los garbanzos deben tener una humedad del 8-15% y deben conservarse en lugar seco y ventilado. Multiplicación La hibridación entre las formas de garbanzos proporciona una diversidad genética, y estas son empleadas en los trabajos de mejora genética de este cultivo, además de profundizar en el estudio de la estructura genética de la especie. Se han realizado estudios sobre hibridación interespecífica, sobre las relaciones de cruzabilidad. El estudio genético determinó el gran número de caracteres en garbanzo, tanto de los cualitativos como son la forma y tamaño de la hoja, hábito de crecimiento de la planta, color de las flores, hojas y tallos, superficie y coloración de los cotiledones, etc., como de los caracteres cuantitativos.

Valor nutricional Las legumbres son tan ricas en proteínas como las carnes y casi tan ricos en glúcidos como los cereales. Junto a los cereales, son los alimentos más pobres en agua y son los más ricos en fibra, constituyendo un alimento muy valioso desde el punto de vista nutricional.

Contiene entre un 17 y un 24% de proteína bruta (dentro de las leguminosas son las de mejor calidad por su composición en aminoácidos). A partir de la molienda del grano entero y descascarado se obtiene una harina de origen vegetal que desde el punto de vista nutricional es un alimento rico en proteínas, hidratos de carbono, fibras, minerales y vitaminas. La harina de garbanzo se suele mezclar con harina blanca para dar pan ácimo, o bien se emplea como ingrediente en productos de confitería.

Fuente: Revista El Agro